11960022_1660710530882510_4753525072312805005_n

El tatuaje, más que un estilo de vida

Para algunos el tatuaje es una moda, pero muchas otras personas lo consideran como un auténtico estilo de vida. La verdad es que el arte del tatuaje puede ser definido desde muchos enfoques diferentes, dependiendo de quién luzca esos tan deseados diseños. Quienes exhiben con orgullo en su piel un motivo prehispánico, un diseño tradicional americano o una poética caligrafía japonesa, consideran al tatuaje como un distintivo personal, una manifestación de lo más propio de su esencia, lo más auténtico de su ser.

Quienes aman de verdad al arte del tatuaje dedican tiempo para estudiar, investigar y conocer más acerca de los estilos de su preferencia. Son personas apasionadas por conocer los diferentes temas relacionados con el tatuaje y con todo lo que simboliza y representa el dibujo que quieren plasmado en su piel. Pero también se vale acercarse al tatuaje por ser una moda para muchas personas. Hay quienes desean tener en su piel el diseño que han observado en la piel de una estrella del cine, la música y los deportes, esa figura que tanto admiran. El tatuaje es tan abierto, libre y plural que también puede ser valorado en esa grata superficialidad de lo presente, lo más in, lo de hoy.

Lo más importante acerca del tatuaje contemplado como arte es que ha conseguido derribar barreras y estereotipos, transformándose en una exitosa industria en pleno crecimiento. Con el paso del tiempo los diseños han cambiado positivamente, al ritmo que ha evolucionado esta valiosa manifestación artística. Los dibujos sencillos y pequeños han quedado atrás, dándole paso a complejos diseños de gran originalidad, profundidad y simbolismo. En nuestros días los mejores artistas del tatuaje pueden elaborar diseños de estilos muy variados los cuales precisan de varias sesiones para ser completados eficientemente.

Los tatuajes en la actualidad se lucen con orgullo y causan admiración en quienes los contemplan: han dejado de hacerse en zonas corporales capaces de ser disimuladas con la ropa, para aparecer en las extremidades, a la plena vista de los demás, por ejemplo en brazos y antebrazos. De los diseños en tinta negra han pasado a diseños sumamente coloridos, con una amplia gama de colores, como por ejemplo los tonos pastel. En el pasado los hombres se tatuaban más que las mujeres y del 100 por ciento que lo hacía, el 80 por ciento eran hombres. En cambio en la actualidad el porcentaje es de 50 por ciento para hombres y 50 por ciento para mujeres, con una población en un rango de edad de los 18 a los 40 años de edad.

Este es el tiempo del tatuaje, es el momento de aprovechar esta circunstancia y manifestar nuestra particular visión de la realidad a través de la piel convertida en obra de arte. Ofrecer lo mejor de nuestra personalidad a través del tatuaje y de la mano de artistas expertos. Es el tiempo de Los INKilinos. Ponte en contacto con nosotros y agenda tus sesiones.